Absurdo

Absurdo es un concepto que refiere a aquello que carece de sentido, que no se entiende, que no es coherente, y en general, al pensamiento irracional (lo contrario al pensamiento racional), que se aparta de la razón o es opuesto o inverso a la misma, y también se refiere a la conducta extravagante, extraña, rara, descabellada, disparatada, ilógica, ridícula o insensata (lo contrario de la conducta considerada como normal o convencional).

absuESP

  • Si entendemos por sentido la finalidad de un acto o un objeto, “aquello para lo que existe”, lo absurdo vendría a significar la ausencia de tal finalidad.
  • Si entendemos por sentido el significado de una proposición, lo absurdo denotaría la falta de concordancia entre el enunciado y el significado.

También se utiliza el término absurdismo, para referirse al uso del absurdo en distintos ámbitos, como la filosofía del absurdo, el teatro y la literatura del absurdo y el humor absurdo.

Filosofía del absurdo

La filosofía del absurdo, llamada en ocasiones absurdismo, establece que los esfuerzos realizados por el ser humano para encontrar el significado absoluto y predeterminado dentro del universo fracasarán finalmente debido a que no existe tal significado (al menos en relación al hombre), caracterizándose así por su escepticismo en torno a los principios universales de la existencia. Por consiguiente, propugna que el significado de la existencia es la creación de un sentido particular puesto que la vida es insignificante por sí misma, y que la inexistencia de un significado supremo de la vida humana es una situación de regocijo y no de desolación, pues significa que cada individuo del género humano es libre para moldear su vida, edificándose su propio porvenir.

Para Albert Camus el absurdo expresa una desarmonía fundamental, una trágica incompatibilidad en nuestra existencia. En efecto, Camus argumenta que el absurdo es el producto de una colisión o confrontación entre nuestro deseo humano de orden, significado y propósito en la vida y el silencio indiferente del universo. Camus afirmó que el absurdo es una característica definitoria e inevitable de la condición humana, y por lo tanto, los individuos deben abrazar el carácter absurdo de la existencia humana, la única respuesta adecuada, y su aceptación plena, inflexible y valiente.

El absurdo comparte algunos conceptos con el existencialismo y el nihilismo. El existencialismo tiene sus orígenes en la obra del filósofo danés Søren Kierkegaard en el siglo XIX, quien optó por afrontar la crisis que los humanos perciben al enfrentarse con el absurdo. El absurdo como sistema de creencias nació del movimiento existencialista europeo que siguió a partir de la publicación de Camus de su ensayo “El mito de Sísifo”. Las secuelas de la Segunda Guerra Mundial proporcionaron el entorno social que estimuló las visiones absurdas y permitió su desarrollo popular, especialmente en el devastado país de Francia.

En su ensayo “The AbsurdThomas Nagel sugiere que nos percatamos de la condición absurda de nuestra existencia cuando contrastamos el punto de vista subjetivo de nuestra propia importancia con el hecho objetivo que nuestra existencia no vale más que ninguna otra, ni siquiera más que la existencia de ningún objeto inanimado. Nagel concluye que de todos los posibles escapes al absurdo (el desafío, la religión, el amor, el suicidio, etc.), el más adecuado quizá sea la ironía.

Teatro del absurdo

El Teatro del absurdo abarca un conjunto de obras escritas por ciertos dramaturgos estadounidenses y europeos durante las décadas de 1940, 1950 y 1960 y, en general, el que surgió a partir de la obra de aquellos. Se caracteriza por tramas que parecen carecer de significado, diálogos repetitivos y falta de secuencia dramática que a menudo crean una atmósfera onírica. El teatro del absurdo tiene fuertes rasgos existencialistas y cuestiona la sociedad y al hombre. A través del humor y la mitificación escondían una actitud muy exigente hacia su arte. La incoherencia, el disparate y lo ilógico son también rasgos muy representativos de estas obras comunes.

Entre los principales dramaturgos del teatro del absurdo se cuentan: Eugène Ionesco, Samuel Beckett, Jean Genet, Miguel Mihura y Fernando Arrabal. Algunas obras representativas son: Esperando a Godot, de Beckett y El rinoceronte y La cantante calva, de Ionesco.

Literatura del absurdo (también llamada Ficción absurda)

La ficción absurda es un género de ficción narrativa (tradicionalmente, ficción literaria), más a menudo en forma de novela, juego, poema o película, que se centra en las experiencias de los personajes en situaciones en las que no pueden encontrar ningún propósito inherente en la vida, más a menudo representados por acciones y eventos en última instancia sin sentido que ponen en tela de juicio la certeza de conceptos existenciales como la verdad o el valor. Los elementos comunes en la ficción absurda incluyen la sátira, el humor oscuro, la incongruencia, la degradación de la razón y la controversia con respecto a la condición filosófica de ser “nada”. Las obras de ficción absurda suelen explorar temas agnósticos o nihilistas.

Si bien una gran cantidad de ficción absurda puede ser humorística o irracional por naturaleza, el sello distintivo del género no es la comedia, sino más bien el estudio del comportamiento humano bajo circunstancias (realistas o fantásticas) que parecen ser sin propósito y filosóficamente absurdas. En la ficción absurda la “moral” de la historia generalmente no es explícita, y los temas o realizaciones de los personajes, si los hay, son a menudo ambiguos. Además, a diferencia de muchas otras formas de ficción, las obras absurdas no tienen necesariamente una estructura de trama tradicional (es decir, acción ascendente, clímax, acción descendente, etc.).

Hijo del alma” de Pardo Bazán

Emilia Pardo Bazán (1851-1921), fue una noble y aristócrata novelista, periodista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, catedrática y conferenciante española introductora del naturalismo en España. Fue una precursora en sus ideas acerca de los derechos de las mujeres y el feminismo. ​ Reivindicó la instrucción de las mujeres como algo fundamental y dedicó una parte importante de su actuación pública a defenderlo. ​ Entre sus obras literarias la más conocida es la novela “Los pazos de Ulloa” (1886).

La noche” de Maupassant

René Albert Guy de Maupassant (1850-1893) fue un escritor francés, autor principalmente de cuentos, unos trescientos, siendo el primero “Bola de sebo” (“Boule de Suif”) (1880), el más aclamado, además de seis novelas, seis obras de teatro, tres libros de viajes, una antología de poesía y numerosas crónicas periodísticas. Escribió bajo varios seudónimos: Joseph Prunier en 1875, Guy de Valmont en 1878 y Maufrigneuse de 1881 a 1885.

Esperando a Godot” de Samuel Beckett

Esperando a Godot, a veces subtitulada Tragicomedia en dos actos, es una obra perteneciente al teatro del absurdo, escrita a finales de los años 40 por Samuel Beckett y publicada en 1952. Beckett escribió la obra originalmente en francés, su segunda lengua. La traducción al inglés fue realizada por el mismo Beckett y publicada en 1955. ​

El caballero inexistente” de Italo Calvino

El caballero inexistente es una novela del escritor y periodista italiano Italo Calvino, publicada en 1959. En castellano fue publicada por primera vez en 1961. Sus obras más conocidas incluyen la colección de cuentos “Las cosmicómicas” (Le Cosmicomiche, 1965), las novelas “Las ciudades invisibles” (1978) y “Si una noche de invierno un viajero” (1979).

La Lógica del sentido” de Deleuze

Gilles Deleuze (1925-1995) fue un filósofo francés, considerado entre los más importantes e influyentes del siglo XX. Desde 1960 hasta su muerte, escribió numerosas obras filosóficas sobre la historia de la filosofía, la política, la literatura, el cine y la pintura.

Entre sus libros más famosos están los dos volúmenes de “Capitalismo y esquizofrenia: Mil mesetas” y “El Antiedipo”, ambos escritos en conjunto con Félix Guattari; los dos libros que siguieron a mayo del 68 en París, “Diferencia y repetición” (1968) y “Lógica del sentido” (1969); sus dos libros sobre cine, “Imagen movimiento” e “Imagen tiempo”; y por último, “¿Qué es la filosofía?” (1991), en conjunto con Guattari.

Humor absurdo

El humor absurdo, también conocido como humor surrealista, es un tipo de humor que se vale de las situaciones disparatadas o incoherentes para generar la risa en el público, su comicidad se basa en la irracionalidad. Es un humor totalmente alejado de la realidad pero que a la vez nos sumerge en lo esencial de ella.

Reductio ad absurdum

Reductio ad absurdum es una expresión latina que significa literalmente ‘reducción al absurdo’, un método lógico de demostración que se usa para demostrar la validez o invalidez de proposiciones categóricas; se parte por suponer como hipotética la negación o falsedad de la tesis de la proposición a demostrar, y mediante una concatenación de inferencias lógicas válidas se pretende derivar una contradicción lógica, un absurdo; de derivarse una contradicción, se concluye que la hipótesis de partida (la negación de la original) ha de ser falsa, y la original es verdadera y la proposición o argumento es válido. Para demostrar la invalidez de una proposición, se supone como punto de partida que la proposición es cierta. Si la derivación final es una contradicción, se concluye que la proposición original es falsa y el argumento es inválido.

Credo quia absurdum

Credo quia absurdum es una frase latina que significa “Creo porque es absurdo”. En realidad se trata de una paráfrasis de una sentencia en la obra del apologeta del siglo II Tertuliano en De Carne Christi, donde dice: “prorsus est credibile, quia ineptum est”, que se puede traducir por: “se cree precisamente, porque es absurdo”,​ según la cual, los dogmas de la religión cristiana deben apoyarse con una convicción tanto mayor cuanto menos racionalmente comprensibles sean.

 

Si queréis saber más…

 

Castro, Y.S. (2010) Reflexiones sobre el absurdo, el suicidio y la esperanza. Thémata. Revista de Filosofía No. 43, 2010.

http://institucional.us.es/revistas/themata/43/06Castro.pdf

Deleuze, G. (2000) Lógica del sentido. Edición Electrónica de www.philosophia.cl / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS.

http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/588.pdf

La Torre, M. (1991) Mirando desde ningún lugar: una breve introducción a la filosofía de Thomas Nagel. Doxa. N. 10 (1991), pp. 141-171.

https://www.researchgate.net/profile/Massimo_La_Torre/publication/304543526_Mirando_desde_ningun_lugar_una_breve_introduccion_a_la_filosofia_de_Thomas_Nagel/links/57b5b51908ae19a365fc4140/Mirando-desde-ningun-lugar-una-breve-introduccion-a-la-filosofia-de-Thomas-Nagel.pdf

Pardo Bazán, E. (2003) Hijo del alma. Biblioteca Virtual Universal. Editorial del cardo.

http://www.biblioteca.org.ar/libros/8311.pdf

Pérez, J.E. (2016) Las formas del absurdo y el sinsentido en la literatura. UNED Revista Signa 25, pp 865-877.

http://revistas.uned.es/index.php/signa/article/view/16921

Nagel, T. (1971) The Absurd. The Journal of Philosophy, Vol. 68, No. 20, pp. 716-727

https://philosophy.as.uky.edu/sites/default/files/The%20Absurd%20-%20Thomas%20Nagel.pdf