Mercados. Segunda parte: la Catalaxia

El objetivo de este artículo es explicar el significado de Catalaxia o Cataláctica a la vez que profundizar en la idea del mercado como expresión del orden social capitalista. Lo haremos presentando de forma muy simplificada el pensamiento de Adam Smith (1723 – 1790) y el de Friedrich Hayek (1899 – 1992).

merc2ESP

1.De Adam Smith a Friedrich Hayek

La economía política nace con la implantación del capitalismo y tiene en Adam Smith su marco fundacional. Él lo inaugura con una interpretación sistematizada del orden social capitalista, observando desde el punto de vista de la producción, acumulación y excedente y desde el punto de vista del mercado.

La solución de Smith de la mano invisible*, en el que los intereses privados en vez de chocar producen el bienestar social, se opone y supera las formulaciones del contrato social anteriores para explicar la aparición del incipiente orden liberal social de la su época.

* La mano invisible es una metáfora que señala a la economía de mercado como herramienta para alcanzar el bienestar social mientras se busca el propio interés. Aparece en su obra “Teoría de los sentimientos morales” de 1759 y en “La riqueza de las naciones” de 1776.

Adam Smith, al ofrecer la solución del mercado como una explicación de la aparición del orden social, define el diseño de la economía como ciencia, mientras dialoga con la cuestión filosófica central de su momento: cómo entender la aparición del orden social sin recurrir a la explicación divina. “Cuando los ángeles son expulsados ​​del cielo, el hombre deja de proporcionar una explicación del orden físico y una forma de inteligibilidad para el orden social”.

Hayek sigue a Smith y produce una teoría del mercado que se traduce en una teoría de la sociedad. Además, va más allá de los límites de la economía para situarse en el plano de la filosofía social y la teoría de la historia.

Hayek ha construido una teoría de mercado actual, mucho más seductora que los pesados ​​modelos matemáticos de los neoclásicos (o del Neokeynesianismo) y que, por ello, todavía se puede ver hoy la influencia que su teoría ejerce en algunos círculos académicos y en la difusión a la sociedad en general a la idea del mercado como solución para los impases vividos por el orden social del capitalismo.

Hayek fue el mentor del Coloquio de Mont Pelerin, Suiza, en 1947, que incluía, entre sus treinta y siete ilustres participantes a Karl Popper, Lionel Robbins, Milton Friedman, Fritz Machlup, Frank Knigth, Ludwig von Mises, Michael Polanyi y Maurice Allais. La Sociedad de Mont Pelerin, que presidió 14 años, tuvo como objetivo hacer frente a la crisis moral, intelectual y económica post-bélica a través de un proyecto político-económico, cuyo fundamento era la libertad de un pueblo en el contexto de las sociedades abiertas o grandes sociedades. Los enemigos de esta sociedad abierta eran los regímenes totalitarios del fascismo y el estalinismo.

2. De la Catalaxia

El término catalaxia o cataláctica proviene del griego katallasso (καταλλάσσω) y tiene tres significados:

  1. Intercambio
  2. Admitir o ser admitido en la comunidad
  3. Cambiar, pasando de ser enemigo a amigo

El punto 1 nos lleva a repensar el intercambio como toda relación entre dos o más personas que actúan espontáneamente y que esperan obtener alguna recompensa de esta relación, que se mantendrá si sus esperanzas se confirman.

El punto 2 nos remite a las nociones de simpatía de Adam Smith (1759). Para él la simpatía era la actitud que lleva a cada persona a ponerse en los zapatos del otro (nosotros hoy llamamos empatía). Significa la inclusión. Que todo el mundo sea admitido en el mercado. Es una condición necesaria para que el mercado funcione.

El punto 3 pone en evidencia la necesidad de que los individuos cedan a sus intereses, de tal manera que la relación de enemistad se convierta en amistad. Con los enemigos no se negocia, se hace la guerra. El proceso del mercado implica que el enemigo pase a ser amigo. El orden del mercado es entonces posible entre amigos. (¿Enemigo – Cliente – Amigo?)…

La catalaxia es una teoría sobre el modo en que un mercado libre fija los precios y los intercambios en un mecanismo de orden espontáneo, que normalmente se produce sin necesidad de que haya objetivos comunes ni planificados entre los agentes económicos.

Su objetivo es el análisis de todas las acciones y de todos los fenómenos que suceden en el mercado con todas sus raíces, ramificaciones y consecuencias. No hay duda de que las personas que participan en un mercado están motivadas, no sólo por el deseo de conseguir comida, herramientas, vivienda, etc., sino también para múltiples ideales. Las acciones humanas tienen que ver tanto con cosas materiales como inmateriales. La persona escoge entre varias alternativas, no importa si son clasificadas como materiales o no (véase al respecto nuestro artículo anterior Mercado. Primera parte).

La catalaxia se fundamenta en el cálculo económico y permite rastrear en un mercado cuál ha sido la formación de precios hasta el punto en que el agente económico decide, así, nos cuenta los precios de mercado como son, no como deberían ser idealmente. Las leyes de la cataláctica no son juicios de valor, sino que pretenden ser reglas exactas, objetivas y dotadas de validez universal.

El concepto fue empleado de manera sistemática por primera ocasión por el economista austriaco Ludwig von Mises (1881-1973). Su alumno Friedrich Hayek usó el término catalaxia para describir “el orden que surge por el ajuste recíproco de muchas economías individuales en un mercado”.

La catalaxia presenta los complejos fenómenos del mercado como “los resultados de innumerables acciones, elecciones y preferencias conscientes e intencionadas de los individuos, cada uno de los cuales, bajo determinadas circunstancias, intenta, en la mayor medida posible, conseguir diferentes objetivos y deseos y evitar consecuencias no queridas”

Estas elecciones individuales son los reguladores últimos del mercado y determinan tanto la oferta y la demanda como los precios y las ganancias y las pérdidas. Aunque los gobiernos puedan tratar de fijar los precios, la última palabra la tienen las acciones individuales a través de sus esfuerzos competitivos para conseguir dinero y bienes y servicios.

Hayek se sentía incómodo con el uso de la palabra “economía” la raíz griega, que se traduce como “administración del hogar”, implicaba que los agentes económicos en una economía de mercado compartían fines u objetivos, por lo que habla de Catalaxia y de la ciencia de la praxis, la Praxeología, que es, de acuerdo con la Escuela austriaca la “Ciencia de la acción humana“, de la que la economía es sólo una parte .

El orden resultante de la sociedad proyectado por Hayek es un orden espontáneo, la hija favorecida de la catalaxia, una estructura trascendental, o una categoría inaccesible a la razón conservada por él en el mito de la mano invisible. El origen de la katallasso significa cambiar, pero el juego de la catalaxia, por Hayek, es más que un intercambio: es el juego de la competencia por excelencia, la única manera de generar riqueza.

En su teoría de la evolución cultural hay un proceso de aprendizaje social en que se entiende que cuanto más parte de la sociedad se hace más compleja, más correctos y espontáneas son las reglas, las reglas que reafirman el juego catalítico del mercado.

En esta teoría, Hayek afirma que su objetivo es explicar cómo funciona el proceso sin intentar explicar sus resultados o predecir su curso. La razón y la cultura, para él, se desarrollan conjuntamente. Criticando lo que él llama el discurso profético de Marx, dirá: “La sociedad no debe orientarse hacia un final escatológico” (Hayek, 1973, 1988).

Estamos seguros de que los valores de la Catalaxia (intercambio, acogida y amistad) y otros valores estarán en el fundamento de la nueva economía para la sociedad que viene.

Una versión reducida de este artículo fue publicada en la revista Emporion No. 131. Noviembre 2017.

 

Si queréis saber más… (Ver bibliografía adicional en Mercados. Primera parte).

 

Mises, von L. (1949) Human Action. Yale University Press, New Haven.

http://www.miseshispano.org/2014/01/la-accion-humana-es-una-accion-con-un-proposito/

Smith, A. (1759) The Theory of Moral Sentiments. Clarendon Press, Oxford, 1976.

https://www.amazon.es/Theory-Moral-Sentiments-Penguin-Classics/dp/0143105922/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1507134759&sr=8-1&keywords=theory+of+moral+sentiments

https://www.casadellibro.com/libro-la-teoria-de-los-sentimientos-morales/9788420676661/2196485

Smith, A. (1776) An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations. Ed. Cannan, Londres; Modern Library, New York, 1937.

https://www.amazon.es/Inquiry-Nature-Nations-Illustrated-English-ebook/dp/B01810ALPO/ref=sr_1_1?s=foreign-books&ie=UTF8&qid=1507134798&sr=1-1&keywords=An+Inquiry+into+the+Nature+and+Causes+of+the+Wealth+of+Nations

Pérez López, J.A. (1991) Teoría de la acción humana en las organizaciones. La acción personal. Rialp. Madrid.

https://www.unav.edu/documents/6175137/6396612/Teori%CC%81a+de+la+accio%CC%81n+humana+en+las+organizaciones.pdf

Hayek, F.A. (1973) Law, Legislation and Liberty (3 Volúmenes). University of Chicago Press, 1978.

Hayek, F.A. (1988) The Fatal Conceil: The Errors of Socialism. London. Routledge, 1990.