Economía conductual: Nobel de Economía 2017

El estudio de esta “nueva” rama de la economía es, por su propia naturaleza, de carácter interdisciplinario, y precisa de la colaboración de psicólogos, sociólogos, investigadores de marketing, teóricos de la conducta de decisión, de la economía financiera, macro economistas e investigadores de la contabilidad, entre otros.

econESP

En efecto, desde hace ya algún tiempo la psicología, el cognitivismo y la economía han abierto y entrelazado sus respectivas puertas y caminos para analizar el comportamiento económico de los agentes y comprender mejor sus decisiones y el impacto en los mercados, los precios, los beneficios y la asignación de recursos.

Sin embargo, la relación entre economía y psicología no es nueva. Adam Smith escribió un importante texto describiendo los principios psicológicos de la conducta individual, ”Teoría de los sentimientos morales”(1759).

Jeremy Bentham escribió extensivamente sobre los fundamentos de la utilidad. Su principal obra fue la “Introducción a los principios de moral y legislación” (1789). Sus fundamentos eran:

  1. El objetivo de la ética debe ser el bien común. La filosofía y la humanidad deben ofrecer soluciones a la pregunta de cómo obtener la felicidad
  2. El máximo bien para la máxima cantidad de personas
  3. El placer se puede medir (cálculo felicífico) (vean nuestro post sobre felicidad)
  4. El límite está en las imposiciones contra la libertad de otros

Neoclásicos

Los economistas comenzaron a distanciarse de la psicología durante el desarrollo de la economía neoclásica a medida que buscaron redefinir la disciplina como una ciencia natural, con explicaciones de la conducta económica deducidas de supuestos sobre la naturaleza de los agentes económicos. El concepto de homo economicus fue desarrollado y la psicología de esta entidad era fundamentalmente racional. Sin embargo, las explicaciones psicológicas continuaron apareciendo en el análisis de muchas figuras importantes en el desarrollo de la economía neoclásica, como Francis Edgeworth, Vilfredo Pareto, Irving Fisher y John Maynard Keynes.

Nobel de Economía 2017

El pasado día 9 de octubre de 2017 la Real Academia de las Ciencias sueca concedió a Richard H. Thaler el Nobel de Economía por sus estudios sobre la Economía conductual. En la cita de su premio, la Academia dijo que su investigación había utilizado suposiciones psicológicamente realistas en los análisis de la toma de decisiones económicas, explorando las consecuencias de la racionalidad limitada, las preferencias sociales y la falta de autocontrol.

Hablamos de Thaler y de sus ideas sobre “el empujoncito” (Nudge Theory) en un pasado post sobre las formas de influencia. Un empujoncito es cualquier aspecto de la arquitectura de la toma de decisiones que modifica el comportamiento de las personas de una manera previsible, pero sin prohibir ninguna opción y sin cambiar de forma significativa los incentivos económicos. Para que una intervención se considere nudge debe ser posible (crearla y) evitarla de una forma fácil y barata. Los nudges no son órdenes, puesto que su introducción no debe impedir que la gente sea libre para elegir, pero se va a tratar de orientar sus decisiones para que mejoren sus vidas, es decir, que salgan beneficiados a juicio de ellos mismos. Se basa en la ciencia de la conducta: que el refuerzo positivo y la sugestión indirecta son más efectivos que la prohibición y el castigo a la hora de modificar conductas.

Richard H. Thaler es también conocido por su colaboración con Daniel Kahneman (vean nuestros posts sobre toma de decisiones y sobre la intuición). Las contribuciones de Thaler a la ciencia económica son extensas y están magníficamente recogidas en su reciente libro “Todo lo que he aprendido con la psicología económica”.

La economía del comportamiento gira en torno a la idea de que las personas, a la hora de tomar decisiones, cometemos errores de juicio que suelen seguir ciertos patrones o sesgos. Tanto es así que algunos inversores utilizan checklists o diagramas de decisión que incluyen la comprobación de la existencia de estas tendencias emocionales o sesgos cognitivos en su toma de decisiones de inversión.

La “Prospect theoryidentifica algunos de estos sesgos cognitivos:

  1. Aversión a la pérdida: Falta de objetividad sobre el balance pérdidas-ganancias.
  2. Efecto dotación (“endowment effect”): una cosa percibida como nuestra vale más para nosotros que su precio real.
  3. Heurísticas de Representatividad o de Negligencia de probabilidad: sobrevalorar eventos poco probables e infravalorar eventos muy probables.
  4. Heurísticas de confirmación: tendencias a confirmar lo que ya pensábamos

Las primeras contribuciones de Thaler se centraron en listar e identificar varios de estos sesgos cognitivos. Además del efecto dotación, habla de la contabilidad mental, de la falta de autocontrol y del efecto encuadre:

  1. La contabilidad mental trata de explicar el hábito que tenemos de encasillar nuestros ingresos en diferentes cuentas (la cuenta de los gastos corrientes, la cuenta de la educación de nuestros hijos), cuando el dinero es perfectamente fungible.
  2. La falta de autocontrol, por el que la gente prefiere soportar gastos adicionales a tener que sufrir la decisión de no gastar o consumir en una determinada forma u ocasión.
  3. El efecto encuadre. La forma de presentación de la información, los recursos disponibles y el estado de ánimo modifican substancialmente la percepción de una misma información y pueden conducir a obtener conclusiones distintas.

Finanzas conductuales

Las finanzas conductuales son un nuevo campo de investigación que tiene en cuenta los factores cognoscitivos y emocionales que influyen en los procesos de toma de decisiones de individuos, grupos y organizaciones.

El paradigma clásico de la teoría financiera asume que los inversionistas son racionales, están muy bien informados y toman decisiones racionales en mercados eficientes. Sin embargo, existe cuantiosa evidencia que sugiere que este paradigma no es adecuado para describir el comportamiento observable de los individuos en los mercados financieros (Elton, Gruber, y Busse,2004; Stewart, 2006).

Las observaciones clave documentadas en la literatura de finanzas conductuales incluyen la falta de simetría entre decisiones de adquirir o mantener recursos, llamadas coloquialmente la “paradoja del pájaro en el arbusto“, y la fuerte aversión a las pérdidas o arrepentimiento unido a cualquier decisión donde algunos recursos emocionalmente valiosos (p.e. una casa) pueden ser totalmente perdidos. La aversión a las pérdidas parece manifestarse en la conducta de los inversores como una falta de inclinación a vender acciones u otros valores si haciéndolo puede forzar al vendedor a realizar una pérdida nominal (Genesove & Mayer, 2001). También puede ayudar a explicar por qué los precios del mercado de la vivienda no se ajustan a la baja hasta el nivel de equilibrio del mercado durante periodos de baja demanda.

Aplicando una versión de la teoría prospectiva, Benartzi y Thaler (1995) afirmaron haber resuelto la paradoja del sobreprecio de las acciones, algo que los modelos financieros convencionales habían sido incapaces de hacer.

Críticas a las finanzas conductuales

Los críticos de las finanzas conductuales, como Eugene Fama, normalmente apoyan la Hipótesis de eficiencia de los mercados. Alegan que las finanzas conductuales son más una colección de anomalías que una auténtica rama de las finanzas y que esas anomalías serán normalmente valoradas fuera del mercado o explicadas con argumentos de microestructura del mercado. Sin embargo, debe destacarse una distinción entre las tendencias individuales y las tendencias sociales; las primeras pueden ser promediadas por el mercado, mientras que las otras pueden crear bucles realimentados que conduzan al mercado más y más lejos del equilibrio.

Economía moderna

En paralelo a la Economía conductual se desarrollan otros modelos de gran interés que en este post solo apuntamos y que tal vez serán objeto de nuestra atención en breve: La Economía de la felicidad (Happiness Economics); la Narrativa en economía o Economía narrativa (Narrative Economics) y la Economía de las Ideas (Idea Economy). Pueden revisar otros campos de la economía de nuestros días en nuestro post sobre Economía heterodoxa.

 

Si queréis saber más…

 

Thaler, R.H. (2016) Behavioral Economics: Past, Present, and Future. May 27, 2016.

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2790606

Shiller, R.J. (2017) Narrative Economics. Cowles Foundation Discussion Paper No. 2069. January 2017.

http://cowles.yale.edu/sites/default/files/files/pub/d20/d2069.pdf

Weiers, G. (2013) Innovation through cooperation: The emergence of an Idea Economy. Springer.

https://www.amazon.es/Innovation-Through-Cooperation-Management-Professionals-ebook/dp/B00FG1H3Y4/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1509098518&sr=8-1&keywords=Innovation+through+cooperation%3A

Elton, E.J. et al. (2004) Are Investors Rational? Choices among Index Funds. The Journal of Finance, 59(1):261-288.

http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.198.8430&rep=rep1&type=pdf

Stewart, P. (2006) Behavioral Finance-Not To Be Ignored. Trusts & Estates, 145(6):46-50.

http://www.wealthmanagement.com/investment/behavioral-finance-not-be-ignored-0

Kahneman, D and Tversky, A (1974). Judgment under uncertainty: Heuristics and Biases, Science New Series, 185 (4157):1124-1131.

Kahneman, D and Tversky, A. (1979). Prospect Theory: An Analysis of Decision under Risk. Econometrica, 47(2):263-292.

Thaler, R. H. (1999) The End of Behavioral Finance. Financial Analysts Journal, 56(6):12-17.

Fama, E. F. (1998) Market efficiency, long-term returns, and behavioral finance. Journal of Financial Economics, 49: 283-306.

http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.10.4176&rep=rep1&type=pdf

CaixaBank (2017) Dossier: En Busca de la felicidad. Informe mensual no. 414. Julio-Agosto 2017.

http://www.caixabankresearch.com/2017-07-01-000000

 

Otras páginas web de interés en el tema:

https://blogs.elconfidencial.com/economia/tribuna/2017-10-14/premio-nobel-richard-thaler-ciencia-economica_1460694/

https://medium.com/shaping-work/the-ideas-economy-a-new-global-business-culture-a6238bff754e

http://www.business2community.com/sponsored/welcome-to-the-idea-economy-innovation-through-disruption-01250537#o114KFuzLtsi7Mvy.97