Creencias y sistemas de atribución (II)

En un post anterior hablamos de las creencias y de los sistemas de atribución. En este segundo post sobre el tema pretendemos analizar la influencia de nuestras creencias en distintos ámbitos de la vida y dilucidar si las creencias forman parte o no del conocimiento.

Nuestras creencias influyen de forma muy relevante, y a veces sin darnos cuenta de ello, en nuestra conducta, interacción y adaptación social, en la educación-aprendizaje (tanto como docentes como estudiantes),  en el consumo, en el coaching (coaches / clientes), en cómo tomamos decisiones, en nuestras respuestas emocionales, en nuestra visión del mundo, etc.

Creencias2ESP

Charles Sanders Peirce desarrolla una definición de creencia en la cual establece que las creencias “deben ser tales que pueden guiar nuestras acciones con el fin de satisfacer nuestros deseos; y esta reflexión hará que rechacemos toda creencia que no haya sido formada para asegurar este resultado”. Es decir que la creencia tiene un objetivo pragmático que se basa en regular y establecer el comportamiento por medio de un proceso de cognición, en el cual se conoce lo real y se establece una creencia fija, que es restablecida por un principio de verdad. Por tanto la creencia instaura una disposición para orientar el comportamiento, permitir la evaluación de la verdad de una opinión o un hecho y finalmente evaluar los significados de la acción.

En la educación-aprendizaje

Diferentes investigaciones han puesto en evidencia que las creencias y actitudes de los estudiantes tienen un fuerte impacto en su aprendizaje. Se ha analizado su impacto en el aprendizaje de lenguas, en matemáticas, en ciencias.

También se han encontrado pruebas que sugieren una fuerte correlación entre las creencias de los docentes y la forma en que planean sus clases, sus decisiones sobre la forma y el momento de impartirlas y las prácticas en clase.  Dicho de otra manera, las creencias del docente se definen como un sistema en el cual subyacen constructos que el docente usa cuando piensa, evalúa, clasifica y guía su actuación pedagógica. Para un buen número de investigadores [Crookes (2003), Hamel (2003), Harmer (1998) Moll (1993), Tillema, (1998) y Williams & Burden (1999)] las creencias de los docentes influyen en su actuación más que los conocimientos disciplinarios que ellos poseen.

En el consumo

Las creencias religiosas y su trascendencia socio-cultural imponen ciertas restricciones al consumo, y de forma muy especial a los alimentos: las principales restricciones se pueden referir al momento del año en que se puede o no consumir determinados alimentos; a las horas del día en que se puede o no comer y a lo referido al ayuno en cuanto a cantidad y duración. Algunas religiones además establecen una clara división entre los alimentos que son puros y los impuros o imponen algunas restricciones para determinados momentos de la vida (mujer embarazada, luto o viudedad entre otras).

El efecto placebo

Un placebo en el ámbito de la salud es “una sustancia farmacológicamente inerte que se utiliza como control en un ensayo clínico. El placebo es capaz de provocar un efecto positivo a ciertos individuos enfermos, si estos no saben que están recibiendo una sustancia inerte (ej. agua, azúcar) y que creen que es un medicamento. Esto se denomina efecto placebo y es debido a causas psicológicas.

Algo parecido sucede con las creencias personales. Esto implica que en determinados casos las creencias de las personas son capaces de causar cambios fisiológicos reales en el cuerpo. El Dr. Bruce Lipton, biólogo celular en Stanford en su investigación publicada en “La biología de la creencia” mostró que, entre otras cosas, las células madre pueden convertirse en tejido muscular o en grasa en función del entorno en que se coloquen. Lipton cree que los genes y el ADN pueden ser alterados por las creencias de una persona.

Cultura, equipos e individuos

La cultura puede ser definida como un sentimiento compartido de valores y creencias. Cuando un grupo de personas se reúne en virtud de creencias compartidas similares, pueden lograr objetivos superiores.

La autoconfianza, la creencia en uno mismo y en sus capacidades es un factor a tener en cuenta para la acción. El efecto creencia puede mejorar el rendimiento, pero también puede afectar significativamente la misma de forma negativa. El mensaje es simple: ”crea en sí mismo, crea en su programa de entrenamiento, crea en su capacidad de aprendizaje, crea en su dieta, crea que su esfuerzo dará sus frutos y logrará sus objetivos…”

En el coaching los propios coaches deben tener en cuenta los impactos de sus propias creencias en la efectividad de su actividad y en permanecer neutrales (sin pre-juicios). Los clientes, por su parte, aportan sus creencias, suposiciones e ideas preconcebidas. A menudo son sus propias creencias (limitantes) las que les dificultan conseguir sus objetivos. El rol del coach consiste en ayudar al cliente a moverse de su “estado atascado”.

Creencias y conocimiento

De acuerdo con la antigua definición de Platón conocimiento es creencia verdadera justificada. El saber no puede significar otra cosa que la creencia de que algo es verdadero, pero nada es verdad, a priori, sin una base que lo justifique.

Por otro lado, no hay creencias injustificadas. Todo el mundo tiene sus propias razones para sus creencias. Por lo tanto, la pregunta clave es: ¿Qué tipo de justificación es necesaria para hacer que una creencia sea conocimiento? El proceso de formación de conceptos científicos establece que son necesarios tres tipos de justificación: empírica, teórica y social.

  1. La justificación empírica se obtiene a partir de observaciones y experiencias sobre los objetos/ asuntos de que se trate.
  2. La justificación teórica se refiere a la estructura del conocimiento, a las relaciones mutuas de las piezas de conocimiento. La necesaria compatibilidad de experiencias aporta justificación teórica.
  3. La justificación social se origina a partir de observaciones y experiencias de otras personas similares o relacionadas. Una creencia privada no puede ser conocimiento. El conocimiento debe tener la aprobación de alguna sociedad o grupo de la misma, convencidos de la suficiencia tanto de la justificación empírica como de la justificación teórica.

La convicción en estas tres formas de justificación al mismo tiempo, hace que las creencias sean  conocimiento, porque incluso el conocimiento científico tiene la naturaleza de creencia y es básicamente intuitivo, como lo es también la convicción.

 

Si queréis saber más…

 

Teunissen, P.W. y Bok, H.G. (2013) Believing is seeing: how people’s beliefs influence goals, emotions and behaviour. Med Educ. 2013 Nov; 47 (11): 1064-72.

Crookes, G. (2003), A practicum in Tesol. Professional development through teaching practice. Cambridge Language Education. Cambridge.

Hamel, Frank (2003), Teacher understanding of student understanding: Revising the gap between teacher conceptions and students’ ways with literature. Research in the Teaching of English. 38, 49-84.

Harmer, J. (1998), How to teach English. Longman. England.

Moll, L. (1993), Vygotsky y la educacion. Connotaciones y aplicaciones de la psicología sociohistórica en la educación.. Aique. Buenos Aires.

Tillema, Hellen (1998), Stability and change in student teachers’ beliefs about teaching”. Teachers and thinking: theory and Practice, 4, 217-228.

Williams, M. & Burden, R. (1999), Psicología para profesores de idiomas. Cambridge University Press. Madrid.

Díaz, C. et al. (2012) Los docentes en la sociedad actual: sus creencias y cogniciones pedagógicas respecto al proceso didáctico . Polis [En línea], 24 abril 2012.

http://polis.revues.org/625

Bateson, G. (1998) Pasos hacia una ecología de la mente. Una aproximación revolucionaria a la autocomprensión del hombre. Ediciones Lohlé-Lumen. Buenos Aires.

Vela, C. y Ballesteros, C. (2011) La influencia de las creencias religiosas en el consumo. Una aproximación desde las tres religiones del Libro. ICADE. Revista cuatrimestral de las Facultades de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales, n. 83-84. Especial 50 Aniversario ICADE, 2011.

http://revistas.upcomillas.es/index.php/revistaicade/article/view/153

Heiphets, L.A. (2013) The influence of beliefs on children’s and adults’ cognition and social preferences. Doctoral dissertation, Harvard University.

http://nrs.harvard.edu/urn-3:HUL.InstRepos:11127837

Mark, A.(2003).Placebo:the Belief Effect. Journal of the Royal Society of Medicine, 96(4), 199–200.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC539455/

Evans, D. (2004) Placebo. Mind Over Matter in Modern Medicine. Oxford University Press.

https://www.amazon.de/Placebo-Belief-Effect-Dylan-Evans/dp/0007126123