La Economía Digital

La Economía digital también es conocida como “Economía en Internet”, “Nueva Economía”, “Economía en red” o “Economía Web” y se refiere a una economía basada en la tecnología digital, es decir, los bienes y servicios en los cuales su desarrollo, aprovisionamiento, producción o venta dependen de forma crítica de las tecnologías digitales.

Se atribuye el concepto de Economía Digital a Don Tapscott, autor del libro publicado en 1995, “La Economía Digital: Promesa y peligro en la Era de la Inteligencia en redes“.

Más recientemente se ha definido la Economía Digital como la rama de la Economía que estudia los bienes intangibles de coste marginal cero y su intercambio en la red (Fournier, 2014).

digiESP

Actualmente la Economía Digital se ha ido entrelazando cada vez más con la economía tradicional hasta el punto en el que es difícil separar una de la otra.

El desarrollo de la economía digital es el resultado de la combinación de cuatro factores clave, la tecnología: Internet, móviles y ordenadores, la capa de servicios asociados: producción de contenidos y redes de relación, el desarrollo de negocio: generación de negocio o ahorro de recursos y la cultura digital: competencias digitales de los agentes económicos.

El principal reto de las empresas es, por lo tanto, combinar la explotación de su modelo de negocio convencional con la exploración de nuevos modelos digitales. Dos realidades económicas que funcionan con estilos, reglas, lógicas de gestión y valores diferentes. Ni todo lo que funciona en la economía convencional tiene porqué funcionar en el nuevo paradigma digital, ni todas las empresas consiguen combinar con efectividad ambas realidades para conseguir crecer.

La Economía Digital se relaciona tanto con la Micro-, como con la Meso- y la Macro-economía, y está compuesta por cuatro subsectores: (Barua y otros, 2001)

  • Infraestructuras
  • Aplicaciones
  • Comercio electrónico
  • Nuevos intermediarios

Infraestructuras de Internet y de comunicaciones: empresas de hardware, proveedores de servicios de Internet, fabricantes de equipos de soporte a la red y los desarrolladores de aplicaciones para el correcto funcionamiento de la misma.

Aplicaciones: empresas que constituyen el mapa de servicios por encima de la capa anterior que permite operar online en la red y sea posible el comercio electrónico.

Comercio a través de la red: todas las empresas que emplean Internet pata proveer sus servicios y/o ofrecer sus productos en forma B2B o B2C.

Intermediarios: empresas que prestan servicios digitales mixtos a través de la red, como por ejemplo: agencias de viajes, agentes online y empresas de subastas online.

También se ha clasificado a las empresas según provean de bienes y servicios digitales puros, mixtos, intensivos en TIC o las propias empresas de la industria de las TIC. (Margherio, 1998; Fundación Telefónica, 2009; y Red, 2009)

Después del período de recesión (¿En el que estamos todavía?) los primeros indicios de optimismo aparecen a propósito de la Economía Digital. En 2014 aparece el libro de Erik Brynjolfsson and Andrew McAfee (ver bibliografía al final) que trata sobre el auge de las tecnologías. Su optimismo surge de la idea del crecimiento exponencial basada en:

  1. La potencia informática de las máquinas
  2. La cantidad de información digital que se está creando
  3. El número de dispositivos relativamente asequibles que están continuamente hablando entre sí.

Los autores argumentan que estas cifras se han hecho tan asombrosamente grandes que las máquinas pueden finalmente hacer cosas que sólo eran consideradas posibles en el reino de la ciencia ficción.

Su estudio les llevó a tres conclusiones:

  • La primera es que estamos viviendo en un tiempo de asombroso progreso con las tecnologías digitales…
  • La segunda conclusión es que la transformación provocada por la tecnología digital será profundamente beneficiosa…
  • La tercera conclusión es menos optimista: la digitalización va a traer consigo algunos retos espinosos. La digitalización rápida y acelerada probablemente traerá una perturbación económica, derivada del hecho de que a medida que los ordenadores se hacen cada vez más potentes, las empresas tienen menos necesidad de algunos tipos de trabajadores. El progreso tecnológico va a dejar atrás a algunas personas, tal vez incluso a mucha gente, a medida que avanza.

La importancia de la economía digital

La economía digital se está desarrollando rápidamente a nivel mundial. Para la OCDE es el motor más importante de innovación, competitividad y crecimiento, y tiene un enorme potencial para los empresarios europeos y las pequeñas y medianas empresas (PYME). Desafortunadamente, sólo el 2 por ciento de las empresas europeas están aprovechando al máximo las nuevas oportunidades digitales. La forma en que las empresas europeas adopten las tecnologías digitales será un factor determinante de su futuro crecimiento.

Las nuevas tendencias digitales, como la computación en la nube, los servicios web móviles, las redes inteligentes y las redes sociales, están cambiando radicalmente el panorama empresarial, cambiando la naturaleza del trabajo, los límites de las empresas y las responsabilidades de los líderes empresariales.

Estas tendencias permiten algo más que innovación tecnológica. Impulsan la innovación en modelos de negocio, redes de negocios y la transferencia de conocimiento y acceso a los mercados internacionales.

Kosha Gada en un artículo reciente en Forbes (ver bibliografía al final) ilustraba esta importancia con algunos datos: “Hoy en día, la mitad de la población del mundo está en línea, un tercio está en una red social, 53% tienen dispositivos móviles y abarcan todas las edades, razas, geografías y actitudes en todo el planeta. La culminación de esta explosión en la conectividad del consumidor es la Economía Digital. Un ecosistema joven y dinámico de 3 billones de dólares basado en infraestructura tecnológica, dispositivos e interfaces cada vez más intuitivos, amplias redes de audiencia, un nuevo medio para la publicidad y un suministro ilimitado de contenido.”

Holroyd y Coates (2015) organizan su libro en torno a tres elementos (ver bibliografía al final):

  • Que los gobiernos nacionales han subestimado el potencial económico de la Economía digital, en gran medida porque los marcos de políticas y mentalidades existentes se construyen alrededor de la economía industrial tradicional.
  • Que hay importantes pautas regionales y culturales en las políticas de contenidos digitales y las iniciativas gubernamentales reflejan tanto las variaciones significativas en la forma en que la economía digital se ha desarrollado en determinados países y regiones como en las capacidades diferenciales de los gobiernos nacionales para ver las posibilidades de la Economía digital.
  • Que la naturaleza cambiante del ámbito digital significa que seguirá creciendo la necesidad de innovación continua en las políticas, la reglamentación y las inversiones gubernamentales, lo que requerirá un mayor entendimiento político de la naturaleza real y el potencial de la Economía Digital.

 

Si queréis saber más…

 

Tapscott, D. (1995) La Economía Digital: Promesa y peligro en la Era de la Inteligencia en redes. McGraw Hill.

https://www.amazon.es/Digital-Economy-Promise-networked-Intelligence/dp/B0035DXOH0/ref=sr_1_5?s=books&ie=UTF8&qid=1479751461&sr=1-5&keywords=digital+economy

Brynjolfsson, E. y McAfee, A. (2014) The Second Machine Age: Work, Progress, and Prosperity in a Time of Brilliant Technologies. New York. W.W. Norton, 2014.

https://en.wikipedia.org/wiki/The_Second_Machine_Age

Holroyd, C. y Coates, K.S. (2015) The Global Digital Economy: A Comparative Policy Analysis. Cambria Press. New York. 2015

https://www.amazon.com/Global-Digital-Economy-Comparative-Analysis/dp/1604978910

Fournier, L. (2014) Merchant Sharing. Towards a Zero Marginal Cost Economy. May 9, 2014.

https://arxiv.org/pdf/1405.2051.pdf

Gaga, K. (2016) The Digital Economy In 5 Minutes. Forbes, Jun 16, 2016.

http://www.forbes.com/sites/koshagada/2016/06/16/what-is-the-digital-economy/#27c3834420b5

Barua, A. et al. (2001) Measuring the Internet Economy. Austin: Centre for Research in Electronic Commerce. University of Texas, 2001.

Margherio, L. (1998) The Emerging Digital Economy. Washington: Secretariat on Electronic

Commerce. U.S. Department of Commerce, 1998.

http://www.esa.doc.gov/sites/default/files/emergingdig_0.pdf

Fundación Telefónica (2009) La sociedad de la información en España 2008. Madrid.

www.oei.es/historico/salactsi/SiE_2008.pdf

Red (2009) La sociedad en red. Informe anual de la sociedad de la información en España

  1. Madrid: Secretaría de Estada de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, 2009.

http://www.revistatransformaciondigital.com/2009/09/28/la-sociedad-en-red-informe-anual-de-la-sociedad-de-la-informacion-en-espana-2008-edicion-2009/

Otras páginas web de interés sobre la Economía Digital:

The importance of the digital economy

https://ec.europa.eu/growth/sectors/digital-economy/importance_es

The MIT Initiative on the Digital Economy (IDE) explores how people and businesses will work, interact, and prosper in an era of profound digital transformation.

http://ide.mit.edu/

Perspectivas de la OCDE sobre la economía digital 2015

http://www.oecd.org/sti/ieconomy/DigitalEconomyOutlook2015_SP_WEB.pdf