Teorías de la motivación (II): Motivación intrínseca

En un post anterior les hablamos de las distintas teorías que a lo largo de la historia del pensamiento han intentado explicar los mecanismos (psicológicos) de la motivación.

En este artículo pretendemos resumir algunas de las visiones más recientes sobre el tema basados en la motivación intrínseca y algunas de las aportaciones más relevantes alrededor de la teoría de la autodeterminación (SDT) de Edward Deci y Richard Ryan y los tres elementos principales de la motivación interna propuestos por Daniel Pink.

motiv2ESP

Teoría de la autodeterminación

A partir de los años 70 del pasado siglo Ryan y Deci demostraron con algunos experimentos que al recibir determinadas recompensas por realizar una actividad los participantes mostraban una menor motivación intrínseca y concluyeron que la conducta es dependiente de los premios y que si las personas se sienten controladas su necesidad de autonomía se ve frustrada. No sucedía lo mismo con el feedback positivo (con lenguaje “no controlador”), que sí aumentaba la motivación, concluyendo que la afirmación de la competencia (≈maestría según Pink) hace que se incremente la motivación intrínseca.

La motivación intrínseca disminuye si:

  • Se da un tiempo límite
  • Se imponen metas
  • Se somete a vigilancia (i/o control)
  • Se emiten juicios de evaluación

Dichas actuaciones tienen efecto negativo porque disminuyen el sentido de autonomía. En contraste, la motivación intrínseca aumenta cuando:

  • Se ofrece la posibilidad de escoger entre actividades
  • Se ofrece la posibilidad de escoger cómo llevarlas a cabo
  • Existe seguridad en las relaciones

En resumen, existen 3 elementos (= necesidades básicas) que modulan la motivación intrínseca:

  • Competencia: necesidad de controlar el entorno, dominar las habilidades oportunas.
  • Autonomía: necesidad de integrar libremente las experiencias al sentido del yo.
  • Relaciones: necesidad de pertenencia (afinidad), interactuación y preocupación por los demás.

La sorprendente verdad sobre qué nos motiva

Daniel Pink argumenta que hay tres elementos principales de motivación interna, a los que llama “Autonomía”, “Dominio” y “Propósito”.

Autonomía

Las personas necesitamos autonomía sobre la tarea (lo que hacemos), el tiempo (cuando lo hacemos), el equipo (con quién lo hacemos) y la técnica/el método (cómo lo hacemos). Tenemos el deseo de dirigir nuestras vidas. Nacemos para ser jugadores, no autómatas.

Maestría / Dominio

Sólo el compromiso puede producir maestría. El dominio no es sólo la habilidad de poder hacer las cosas bien; gira en torno a ser capaz de llevar a cabo experiencias óptimas y enfrentarnos a desafíos que nos ayudan a crecer y desarrollar nuestras capacidades.

La Maestría es una mentalidad (requiere ver las habilidades que poseemos como infinitamente mejorables); es un proceso de desarrollo personal (exige esfuerzo y práctica deliberada y constante); y es progresiva (es imposible de realizar plenamente: es frustrante, desafiante y atractiva, todo a la vez).

Propósito

Los seres humanos buscamos un propósito: una causa más grande y más atractiva que vaya más allá de nosotros mismos. Se expresa de tres maneras: 1) Objetivos que utilizan el beneficio para alcanzar el propósito, 2) Palabras que enfatizan alguna cosa más que el propio interés y 3) Políticas que permiten a las personas que coincida su trabajo con su pasión.

Tres claves para desarrollar la motivación intrínseca:

  1. Una de las claves está en la participación, en la aportación, responsabilidad e interés que las personas tenemos cuando nos sentimos facultados y por lo tanto involucrados (propiedad psicológica).
  2. La segunda clave consiste en construir relaciones. Aumentar el sentido de pertenencia. Conectar con otras personas más allá del equipo o departamento habitual.
  3. La tercera clave es la de trabajar con propósito. Alinear la misión y la visión de la empresa con nuestro propósito.

La motivación personal: cómo motivarse

  1. Inspiración activa
  2. Programar la motivación
  3. Permanecer motivado en el largo plazo
  4. Alcanzar la máxima motivación
  5. Si la motivación se desvanece

1) Inspiración activa

Una de las cosas más sorprendentes acerca de la motivación es que a menudo viene después de iniciar un nuevo comportamiento, no antes: La “inspiración activa”. La motivación es a menudo el resultado de la acción, no la causa de ella. No se necesita mucha motivación una vez que ha comenzado un comportamiento. Casi toda la fricción en una tarea ocurre al principio de la misma. Después de comenzar, el progreso es más fácil y natural. Por lo tanto, una de las claves para sentirse motivado es que sea fácil de comenzar, automatizar las primeras etapas de su comportamiento.

Steven Pressfield  dice en su libro, The War of Art (ver bibliografía al final), “En algún momento, el dolor de no hacerlo se hace mayor que el dolor de hacerlo”. Cuando estamos motivados, es más fácil soportar el inconveniente de la acción que el dolor de permanecer igual.

2) Programar la motivación

La diferencia entre profesionales y aficionados está en que los profesionales fijan un horario y se adhieren a él mientras que los aficionados esperan hasta que se sienten inspirados o motivados. Twyla Tharp en su best-seller, The Creative Habit (ver bibliografía al final), Tharp analiza el papel de los rituales, o rutinas previas al juego, en su éxito. También Mason Currey en su libro sobre Rituales cotidianos (ver bibliografía al final) señala que muchos de los grandes artistas del mundo siguen un calendario consistente.

La clave para cualquier buen ritual es que elimina la necesidad de tomar una decisión.  Necesita seguir el mismo patrón cada vez. Eventualmente, esta rutina se vuelve tan ligada a su desempeño que simplemente haciendo la rutina, que son atraídos a un estado mental que está preparado para realizar.

3) Permanecer motivado en el largo plazo

La tareas que están dentro de la zona óptima de dificultad, son las más propensas a mantenernos motivados en el largo plazo. Las tareas que están en la frontera del éxito y el fracaso son increíblemente motivadoras para nuestros cerebros humanos. No queremos nada más que dominar una habilidad más allá de nuestro horizonte actual.

4) Alcanzar la máxima motivación

Esta mezcla maravillosa de la felicidad y de funcionamiento máximo se refiere a veces como flujo. El flujo es lo que experimentan los atletas e intérpretes cuando están “en la zona”. El flujo es el estado mental que experimentas cuando estás tan concentrado en la tarea que tienes que el resto del mundo se desvanece.

Como dijo el psicólogo Orville Gilbert Brim: “Una de las fuentes importantes de la felicidad humana es trabajar en tareas con un nivel adecuado de dificultad, ni demasiado duro ni demasiado fácil”.

La otra clave consiste en medir su progreso inmediato. Como explica el psicólogo Jonathan Haidt, una de las claves para llegar a un estado de flujo es que “recibes retroalimentación inmediata sobre cómo estás haciendo en cada paso”. Así, podemos decir que la medición es un factor clave en la motivación.

5) Si la motivación se desvanece

Considere cada pensamiento que tiene como una sugerencia, no una orden. Recuerde, ninguna de estas sugerencias son órdenes. Son meras opciones. Tengo el poder de elegir la opción que debo seguir. El malestar es temporal. En relación con el tiempo en su día normal o semana, casi cualquier hábito que realice se acaba rápidamente. Su entrenamiento terminará en una hora o dos. Su informe se mecanografiará hasta mañana. Mantener la perspectiva. Tu vida es buena y tu malestar es temporal. Paso en este momento de malestar y dejar que te fortalezca.

Nunca se arrepentirá del buen trabajo una vez hecho. Theodore Roosevelt dijo: “De lejos, el mejor premio que la vida tiene para ofrecer es la oportunidad de trabajar duro en el trabajo que vale la pena hacer.” Así es la vida. La vida es un equilibrio constante entre dar en la facilidad de la distracción o superar el dolor de la disciplina. No es una exageración decir que nuestras vidas y nuestras identidades se definen en este delicado equilibrio. ¿Qué es la vida, si no la suma de un centenar de mil batallas diarias y pequeñas decisiones para sacarla o abandonarla?

 

Si queréis saber más…

 

Pink, D.H. (2000) La sorprendente verdad sobre qué nos motiva.

https://www.amazon.es/sorprendente-verdad-sobre-qu%C3%A9-motiva/dp/8498750784/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1483116547&sr=8-1&keywords=la+sorprendente+verdad+sobre+qu%C3%A9+nos+motiva

https://elfilosofo.wordpress.com/2013/05/08/la-motivacion/

Domínguez, B. (2016) La empresa que prescinde de los jefes. Mikko Kuitunen. Fundador de Vincit, mejor empresa de Europa para trabajar 2016. Economia. El País. 18 de Diciembre de 2016.

http://economia.elpais.com/economia/2016/12/05/actualidad/1480950943_943455.html

Ryan, R.M. y Deci, E.L. (2006) Self-Regulation and the problem of Human Autonomy: Does Psychology need choice, self-determination, and Will? Journal of Personality 74:6, December 2006.

https://selfdeterminationtheory.org/SDT/documents/2006_RyanDeci_Self-RegulationProblemofHumanAutonomy.pdf

Pressfield, S. (2012) The War of Art: break through the blocks and win your inner creative battles. Black Irish Entertainment LLC. New York.

https://www.amazon.es/War-Art-Through-Creative-Battles/dp/1936891026/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1483116972&sr=8-1&keywords=the+war+of+art

Tharp. T. (2007) The Creative habit: Learn it and use it for life. Simon & Schuster. New York

https://www.amazon.es/Creative-Habit-Learn-Use-Life/dp/0743235274/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1483117168&sr=8-1&keywords=twyla+tharp

Currey, M. (2014) Rituales cotidianos: como trabajan los artistas. Turner.

http://www.casadellibro.com/libro-rituales-cotidianos-como-trabajan-los-artistas/9788415832225/2256942

 

Otras webs de interés:

http://selfdeterminationtheory.org/