Realidad (Primera parte)

¿Existe la realidad? Cada vez más podemos encontrar artículos, tesis y teorías que nos explican que lo que percibimos por nuestros sentidos dista mucho de cumplir los cánones por los cuales nos referimos a la “realidad” como algo inmutable, universal, material y cierto.

A lo largo de la historia de la humanidad, un sinfín de pensadores de diversas áreas se ha cuestionado acerca del conocimiento de la realidad. Han surgido un buen número de teorías al respecto desde áreas tan diversas como la física, la antropología, la psicología, las neurociencias, la filosofía, la epistemología,…

reali1ESP

Filósofos griegos

Empezando por los filósofos griegos, Sócrates rechaza el uso de los sentidos para conocer la realidad porque enfatiza la pureza y sabiduría del alma. Plantea la duda de cómo estar seguro de si la experiencia presente es una realidad o si más bien es algo que se está soñando, puesto que en ambas circunstancias el alma mantiene con firmeza la veracidad de sus creencias, por lo que en cierta forma no habría manera de determinar qué es real y qué no.

Según Aristóteles la mente es una tabula rasa sin ningún conocimiento previo y sobre la que se va construyendo el conocimiento a través de la experiencia.

Protágoras con su planteamiento de que el hombre es la medida de todas las cosas, propugna la subjetividad del conocimiento y de la experiencia de la realidad, en cuanto que las ideas y los objetos no son en sí de determinada manera, si no que cada individuo les adjudica ciertas características desde su propia perspectiva y percepción de la realidad.

Jenófanes destaca por su escepticismo en el sentido de que afirma que no se puede saber la verdad sobre nada, ya que sólo hay opiniones.

Anaxágoras considera al intelecto como la causa primera, por lo que su punto de vista enfatiza la importancia del razonamiento en el conocimiento de la realidad.

Parménides plantea una tesis similar a la de Sócrates acerca de cómo los sentidos pueden verse engañados y enfrentarse a una ilusión, por lo que según este pensador, el pensamiento lógico es en lo que hay que refugiarse para garantizar un entendimiento verdadero de la realidad.

Gnoseología

Siglos más tarde, desde la Gnoseología (rama de la filosofía dedicada a estudiar la naturaleza, el origen y el alcance del conocimiento) se toma en cuenta la intersubjetividad, la cual se define como “la idea de que una creencia ha de ser aceptable para cualquier sujeto racional para ser admitida como verdadero conocimiento” Berger y Luckmann (1986) dicen al respecto que: “La realidad es fundamentalmente un acuerdo. Aquello que acordamos como real es real.” Por lo tanto, el conocimiento de la realidad no puede ocurrir desprendido del contexto social en el que está inmerso.

Hasta nuestros días han aparecido una amplia variedad de corrientes de pensamiento entre las que se encuentran: el realismo, el dogmatismo, el escepticismo, el criticismo, el relativismo, el positivismo, el racionalismo, el empirismo, el idealismo, el constructivismo, el pragmatismo, etc.

Realismo

El realismo, quizás la postura comúnmente más extendida hasta hace pocos años, mantiene que hay un mundo de objetos físicos que existe aunque no se esté percibiendo, y que es ese mundo físico el que causa las percepciones que de él tenemos. Al adoptar este planteamiento se hace posible explicar porqué distintas personas coinciden en afirmar que perciben las mismas cosas, aunque cada una de ellas tenga sus propias representaciones mentales. Las percepciones no dependen de la voluntad del sujeto y no pueden ser cambiadas a voluntad.

Se pueden distinguir diversas modalidades dentro del realismo. Además del realismo ingenuo y del realismo natural, existe una tercera forma de realismo llamado realismo crítico.

El realismo crítico es el más popular entre los filósofos modernos, en cuanto se apoya en argumentos físicos, fisiológicos y psicológicos. Para defender su tesis de que hay objetos independientes de la conciencia recurre a la diferenciación entre percepción y representación. La percepción es intersubjetiva y la representación es subjetiva. La intersubjetividad de la percepción permite deducir la existencia de objetos reales. La percepción es independiente de la voluntad de los individuos y de los objetos, los que a su vez, son independientes de la percepción.

Pascual F. Martínez Freire distingue entre la realidad (independiente de nuestras mentes) y los diferentes mundos percibidos por las diferentes especies y por los diferentes individuos. De todas estas percepciones cabe hablar con sentido de una realidad compartida.

Idealismo

El idealismo (idealismo psicológico) mantiene dos tesis: La primera y principal que no existe un mundo físico exterior a la mente y a sus representaciones mentales (la conciencia), y la segunda, como las representaciones mentales sólo existen mientras se encuentran en una mente, de igual modo, lo percibido sólo existe si hay una mente en la que esté representado, y sólo durante el tiempo en que se encuentren representado en la mente. La realidad estás pues en la conciencia del sujeto.

Fenomenismo

El fenomenismo o fenomenología indica que tanto la noción de un mundo físico independiente de la mente, como la de una mente independiente del mundo físico no son nociones que puedan conocerse con seguridad, sino sólo son inferencias que se elaboran a partir de algo de cuya existencia sí podemos estar completamente seguros, y que se denomina lo dado. Esta postura teórica afirma que no podemos conocer las cosas tal como son, sino sólo como se nos aparecen. Se acepta que hay cosas reales, pero no podemos conocer su esencia. Podemos saber que las cosas son, pero no lo que son. La conciencia posee una organización a priori, que le es impuesta al mundo en el momento de percibirlo. Por lo que, sólo podemos conocer las apariencias y no los objetos en sí mismos.

Perspectivismo

El perspectivismo, por su parte, viene a afirmar que “lo dado” —el perspectivismo lo llama “perspectiva”— está formado por dos elementos que no pueden existir separados uno de otro; dos elementos que son el yo y el mundo, y cuya coexistencia es la realidad.

Spinoza

La noción de realidad de Spinoza, su noción de “sustancia” como la llamaba, era algo extremadamente lejano, que parece ser la única realidad compatible con la física moderna y que, al mismo tiempo, puede concebirse como siendo “en sí”. La sustancia de Spinoza está muy lejos de nuestra experiencia diaria. Según Spinoza contiene los modos, el pensamiento y la extensión, más o menos en pié de igualdad y que concibe como existentes uno y otro (el pensamiento y la extensión) de forma estática, podría decirse, en el seno de la sustancia misma.

A la luz de los avances realizados hasta hoy pienso en particular (dice Spinoza) que ya no se puede aceptar ese punto de vista doble, de pensamiento y extensión coexistiendo simultáneamente. Creo más bien que hay que considerarlos como engendrándose el uno al otro. El pensamiento, digamos si se quiere, nosotros mismos, de cierta manera creamos los fenómenos extendidos porque es la manera que tenemos de ver la realidad. Solo podemos ver en la forma de fenómenos extendidos entre objetos separados. Y recíprocamente, por supuesto, en esencia los objetos nos engendran el pensamiento. Finalmente es de esta forma como mejor entiendo la filosofía realista. Pero pienso que tal filosofía siempre está muy lejos de todo cuanto pueda llamarse filosofía materialista ya que la sustancia es en ella matriz de “pensamiento” tan directamente como es en ella matriz de “extensión”.

Continuará en la segunda parte…

 

Si queréis saber más…

 

Berger, P. y Luckmann, T. (1986) La construcción social de la realidad (Cap. III). Buenos Aires: Amorrortu.

http://wdb.ugr.es/~granados/wp-content/uploads/Texto_6_BergerLuckmann_1986_CapIII1.pdf

Martínez Freire, P. F. (2001) La realidad desde la mente. En Contrates. Suplemento VI. Filosofía actual de la Mente. Martínez Freire Ed.

http://www.revistas.uma.es/index.php/contrastes/article/view/1452/1398

http://www.uma.es/contrastes/pdfs/SUPL2001/ContrastesE01-07.pdf

Martínez Freire, P. F. (1996) La filosofía de la mente hoy. Revista de Historia de la Psicología, 1996, Vol. 17. Nº 3-4. pp. 299-304.

http://sfcb11628de7748e1.jimcontent.com/download/version/1392293607/module/5972000511/name/37.%20MART%C3%8DNEZ.pdf.

Damasio, A.R. (1999) How the brain creates the mind. Scientific America. December 1999 issue.

Damasio, A.R. (2012) Y el cerebro creó al hombre. ¿Cómo pudo el cerebro generar emociones, sentimientos, ideas y el yo?. Booket Ciencia. 8 de mayo de 2012.

https://www.amazon.es/cerebro-cre%C3%B3-hombre-emociones-sentimientos/dp/8423322165

Mark, J.T., Marion, B.B. y Hoffman, D.D. (2010) Natural selection and veridical perceptions. Journal of Theoretical Biology 266 (2010)pag. 504–515.

http://cogsci.uci.edu/~ddhoff/PerceptualEvolution.pdf

 

Otras páginas web de interés sobre el tema:

http://www.alcoberro.info/planes/spinoza.htm